miércoles, 5 de mayo de 2010

ARCONIANOS

PRIMERA PARTE


Todo comenzó el día que íbamos a limpiar un terreno de una amiga de mi hijo Juan Tomás, allá apartado del pueblo de Robledo de Chavela.
Sí; antes mirábamos si había bichos bajo las piedras, porque una vez, cuando tu abuelo me llevó de caza, siendo yo niño, levanté una y bajo ella, estaba el escorpión con su cola, presto a picarme, pero mi padre me empujo, caí al suelo y de inmediato disparó los dos tiros hacia el bicho.
¡Hala!, dije y quedé espantado. No del escorpión, que ya no se veía, sino del ruido de la escopeta y del agujero del suelo.
Mi padre me explicó lo que yo te dije antes.
--------------------------------------------------------------------------------------------------

Ahora esperar un momentito, por favor, porque me llama el director de la caja de los cojones, que nos roba de manera legal y me dice que el préstamo está concedido y que me van a robar más. De un 0,60 a un 2 por ciento y me cabreo pero trago, porque no hay más huevos.
-------------------------------------------------------------------------------------------------

El primer problema fue cavar la tierra de alrededor para poder desenterrarlo. Un esfuerzo sobrehumano que duró dos horas y a beber agua como ranas.
El segundo problema que resolvimos con igual esfuerzo consistió en colocarlo sobre la carretilla para poder subirlo ( tercer problema) por la empinada cuesta y luego colocarlo en el coche para llevarlo a casa.
Pero antes terminamos el trabajo que se nos había encomendado, llevando las piedras al sitio que nos dijeron.
Al llegar a casa nos dimos cuenta que al bajarlo del coche, no pesaba nada y nuestra cara de asombro al mirarnos, nos causó risa.

13 comentarios:

lidia dijo...

hola...me divertí muchísimo,pero mucho con esta breve narracion,que queda entre la realidad y la fantasía...gracias
saludos
lidia-la escriba

x favor no borres la suscripcion,ok? a mi me sirve para saber cuando hay nuevo post

HATOROS dijo...

LIDIA HERMOSA VUELVE A LEERLO POR FAVOR AÑADÍ ALGO
NO SÉ LO QUE QUIERES DECIR CON LO DE LA SUSCRIPCIÓN YA LO SABE JORGE Y NO SE ENTERA TAMPOCO BESOS COMO SIEMPRE ABRAZAOS

Manolo Jiménez dijo...

Lo leí ayer tarde y me gusta más con este toque de realidad añadido que has puesto.

Me gusta la idea de la desaparición del peso conforme aumenta el peso de la realidad.

Abrazos.

la MaLquEridA dijo...

Emmm ¿porqué no entendí a quién desenterraron?...

HATOROS dijo...

MANOLO NO PUEDO LEER TU POESIA
JODER
LA MALQUERIDA AÚN ES PRONTO PA SABERLO

TORO SALVAJE dijo...

Veremos como sigue.
De momento va muy bien.

Saludos.

lidia dijo...

aja releí con placer, y halle lo nuevo,a pesar de que, me produce diversión,que hago?
tal vez no sepa comentar,o a mi me divierte el subtexto de la narracion,es realista el tema,y con ese toque perfecto de humanidad y fantasía...
a mi me llega así,perdón
gracias muchas gracias



la suscripcion a vuestra p{agina,ya que mi fed no anda, no me la borreis

HATOROS dijo...

GRACIAS TORO SALVAJE Y A TI LIDIA Y NO SE LO QUE ES LA SUSCRIPCIÓN NI EL FED Y NO PUEDO LEERTE COMO A MANOLO TENDRÉ QUE PREGUNTAR A JORGE
UN ABRAZO A LOS DOS Y GRACIAS

Anónimo dijo...

Paco,amigo,soy Alex, dile al cabrón de tu hijo pequeño que te enseñe lo nuevo que he escrito ,el sabe donde está puesto. Un abrazo

HATOROS dijo...

OIDO COCINA ALEX OTRO ABRAZO

! EMBRUJO ! dijo...

hola ahhh que ya escribistes cositas bueno te he leido la 1 parte mañana masss jajajja en un terreno cuando quieres limpiar o cavar, aparecen tambien cosas antiguas o toitas oxidá, yo compré un terreno donde antes habia sido un huerto de flores, par limpiarlo llamamos a la escabadora y mientras amontonaban lo que sacaba para que el camíón se lo llevara vi una botella antigua de ceramica estaba muy sucia pero la limpié y me sirvíó para dejar tó los dias un flor ya que me hice mi casa ahi y las rosas y demás flores florecen con la fortaleza que les da una buena tierra jajaja bueno hasta luego besitoss

lidia dijo...

arconianos,quería saber quienes son los arconianos,argonianos eran guerreros preparadospara la guerrilla...eso creo,pero arconianoas,sabes amigo, no se...será el mas maravilloso invento creado, por vos...,ya que sos exelente con las palabras,ahora y siempre!
un abrazo
lidia-la escriba

HATOROS dijo...

EMBRUJO AMIGA, ES CIERTO LO QUE DICES Y SOBRE ESO HABRÍA MUCHO QUE CONTAR.POR EJEMPLO,EN UNA OBRA QUE HIZO MI PADRE EN MADRID HACE MUCHOS AÑOS SE ENCONTRARON UNAS CUANTAS MONEDAS DE ORO EN UNA TINAJA AL HACER LA EXCAVACIÓN, CUANDO NO HABÍA MÁQUINAS Y PARA HACER TRABAJAR MÁS A LOS OBREROS MI PADRE DIJO EN VOZ ALTA PA QUE LE OYERAN: PUES ESTO DEBE ESTAR PLAGADO.ESTO PARECE SER VERÍDICO, PUES ME LO CONTÓ SEGISMUNDO,UNO DEL PUEBLO DE MI PADRE.
PERO EN TORNO A ESTE TIPO DE HISTORIAS HAY MILES DE ELLAS, COMO UNA PARECIDA QUE LEÍ EN ABC DEL ESCRITOR CAMILO JOSÉ CELA PERO EN EL CAMPO Y ÉL LA SACO DE UNA HISTORIA OCURRIDA EN MEJICO
GRACIAS POR ESCRIBIR Y BESOSABARAZAOS
LIDIA AMIGA SOLO TE DIRE QUE ESTÁ FRAGUANDOSE Y AUNQUE TODO ES REAL HASTA AHORA NO SE HA ABIERTO LO QUE TENEMOS QUE VER
BESOSABARAZAOS
GRACIAS POR ESCRIBIR A LAS DOS MÁS BESOS

Publicar un comentario

LA PIEDRA

Cuando llegué a casa de Alberto, me dijo que le acompañara, porque la vecina palmó y, tenía que ver si se había cerrado el gas y el agua. La casa olía a soledad, a rancio de persona mayor, y en la silla donde se sentaba, a muerto, pues en esa, la encontró la muerte. Alberto me dijo que estaba sola, nadie de familia, pues igual que tú, dije, que aunque tengas a tu hija, te amenazó con irse si no le dabas dinero, y por eso la mandaste a tomar por culo. Mira si quieres algo, porque el nuevo dueño vendrá y tirará todo, pintará la casa, pondrá muebles nuevos y la alquilará. Alberto abrió los cajones y miramos en ellos. Voy a llevarme esta caja con estos libros, las imágenes de las vírgenes y la piedra, le dije. Pues invítate a una caña, añadí, porque estoy tieso; eso está hecho, dijo Alberto, y le lié un cigarrillo para él y otro para mí. La piedra la puse encima de la valla del jardín y me olvidé de ella; las vírgenes por toda la casa. Fue al hacer el huerto, cuando volví a ver la piedra, por un lado cuarzo rojo, por el otro, pegado a él, una especie de grabado en piedra, parecido a celdillas. Me fumé un canuto y con los humos, descubrí de donde salía la piedra. En el monasterio de Fuentes, abandonado tiempos ha, pegado a la pared más alta del Pirineo aragonés, habitaban cinco monjes. Ahora eremitas, que, cortándose las lenguas para jamás volver a hablar, llegaron allá para expiar sus culpas, penas dolorosas por matar al pueblo de Ics, ordenado por sus superiores. Dedicaban sus vidas a orar, cultivaban la tierra cercana al río Escrito, y aliviaban las penas de los aldeanos, que llegaban en ocasiones, para que salvaran la vida de algún niño, presa de fuertes fiebres, atender algún brazo o pierna rotos, y en general atender a los necesitados. Nadie sabía sus nombres, y poco a poco se fue creando una aldea junto al monasterio. Cosa que se supo de inmediato en el castillo del marqués, pues dejaba de ingresar sus diezmos, y sus campos dejaron de ararse. Así que envió a sus treinta mejores hombres, para traer a todos los que allí vivían. Los que no quieran venir les arrancáis las orejas, ordenó. Poco antes de que llegaran, los aldeanos lo supieron y les dijeron a los monjes: como siempre, el poder debe mandar y el pobre obedecer, y si no tienes na, buena sea la muerte. Se reunieron los cien aldeanos dentro del monasterio y con la ayuda de los monjes…Sobre los arboles unas redes, sobre la senda, unas fosas. Los guerreros del marqués, confiaban en que sería sencillo, más cayeron en las trampas y despojados de sus armas y caballos, los encadenaron en el monasterio. Lo que ocurrió después ya se sabe, el marqués llamó al duque, coleguilla de pernadas, y juntando un ejército, arrasaron el monasterio, y tras enormes pérdidas de hombres, mataron a los monjes, les cortaron las orejas a los hombres, y a las mujeres las violaron y, una de ellas, presa de dolor, arrancó la piedra que aquí veis, y de padres a hijos, llegó a las manos de la vecina, que murió junto a la casa de Alberto y, la piedra, no tiene poderes, ni falta que hace, porque es bonita y me gusta mirarla. Y como todo, fin.